Estos días atrás nos hemos encontrado con un estudio en el que afirman que las luces de LED afectan de manera negativa a la leche. El problema es que la tecnología LED se está extendiendo de forma muy rápida ya que supone un ahorro muy importante en iluminación, eficiencia y coste ambiental y más aún en los supermercados, donde este tipo de iluminación se ha impuesto de forma imparable.

milk photo
Photo by mapper-montag

Según el estudio la luz que emiten los diodos de LED, modifica la composición de la leche incluso a través del envase que la contiene. La leche expuesta a luz LED se puede consumir sin riesgo alguno, pero puede alterar tanto su olor como su sabor, afectando directamente a la experiencia de los consumidores.

¿Por qué este tipo de luz afecta y las anteriores bombillas no? El motivo es que la luz emitida por diodos está más próxima al espectro azul, y por tanto al ultra-violeta, que es el tipo de luz que puede alterar las moléculas de los productos orgánicos. Recordemos que no las estropea, pero puede modificar su aspecto, olor o sabor.

led light photo

Si bien es cierto que el estudio está realizado en Estados Unidos, donde la leche suele envasarse en botellas de cristal o plástico, y que en España es mucho más abundante el Tetra-Brick, que puede proteger de forma más eficiente la leche frente a los efectos de la luz, aunque hay que tener en cuenta que es cada vez más común encontrar nuevos tipos de envase que pueden exponer la leche a estos efectos.

A pesar de todo no se puede negar que la luz LED es un avance enorme en cuanto a eficiencia energética y ahorro, pero quizás haya que replantearse la forma de almacenamiento o conservación de algunos alimentos.

 

Una nueva tecnología que afecta negativamente a la leche

Publicidad


Post navigation